El descubrimiento que cambiará tu forma de ver los delfines

Un fascinante ha sido revelado: un delfín del Amazonas que data de hace 16 millones de años. Su existencia propone una visión intrigante de la prehistórica y la de las .

Pebanista, como se le ha denominado, es un candidato firme para ser la criatura dentada de agua dulce más grande jamás conocida. Con una longitud de hasta 3.5 metros, supera en tamaño a los delfines rosados actuales de la región del Amazonas.

Un hallazgo único

Este delfín prehistórico fue descubierto gracias a un cráneo único encontrado en la Formación Pebas. Este cráneo revela detalles interesantes sobre la criatura, como sus grandes crestas en la frente, las cuales están asociadas con la capacidad de ecolocalización. Asimismo, Pebanista tenía un hocico extremadamente largo, lo que sugiere una similar a la de los delfines de río actuales.

Leer  ¡Descubre Elementaves! La sorprendente nueva rama en la genealogía de las aves

Una conexión con delfines de Asia

Lo que resulta más intrigante es que Pebanista está más relacionado con los delfines del Ganges y del Indus en el sur de Asia, que con los delfines actuales del Amazonas. Confirmando que ocurrió una transición independiente de cetáceos de mar a agua dulce en Sudamérica.

Una adaptación a través del tiempo

En el pasado, se cree que los delfines evolucionaron a partir de cetáceos marinos que se aventuraron en la cuenca del Amazonas. Sin embargo, Pebanista desapareció cuando el sistema Pebas comenzó a cambiar a la cuenca del Amazonas que conocemos hoy. Esta desaparición dejó un vacío ecológico que fue posteriormente ocupado por los delfines de río que encontramos hoy en día.

Leer  ¡Atención! Descubierta reproducción sorprendente de murciélagos serotinos

Un ecosistema en constante cambio

El descubrimiento de Pebanista proporciona una nueva comprensión sobre la adaptabilidad y vulnerabilidad de las especies en un mundo prehistórico en constante cambio. De hecho, la estructura actual de la cadena alimentaria amazónica puede ser más parecida a la del Mioceno de lo que pensábamos. Además, la diversidad en el vasto sistema de mega-humedales de Pebas pudo haberse beneficiado de las cálidas condiciones climáticas del Mioceno Medio en la zona.

4.8/5 - (21 votos)

Deja un comentario

Partages