2

El «proyecto revolucionario» en el que trabaja Philippe Starck no es para Apple, es el interior del yate de la familia Jobs