¡Alerta! No todas las anacondas verdes son iguales

Los amantes de la más pesada del mundo, la anaconda verde, pueden estar sorprendidos al descubrir que este majestuoso reptil no es en realidad una sola especie. Un nuevo descubrimiento ha revelado que la anaconda verde es, en realidad, dos especies genéticamente distintas.

Descubrimiento de dos especies de anacondas verdes

Desde una perspectiva taxonómica, la anaconda verde, antes considerada una sola especie, es en realidad dos: Eunectes murinus, o “anaconda verde del sur” que habita en Perú, Bolivia, la Guayana Francesa y Brasil; y Eunectes akayima, o “anaconda verde del norte”, presente en Ecuador, Colombia, Venezuela, Trinidad, Guyana, Surinam y la Guayana Francesa. Un estudio reciente analizó muestras de todas las especies de anacondas en nueve países, revelando esta significativa diferencia genética.

Leer  ¡Atención! El descubrimiento en una cantera podría cambiar la historia

Las grandes diferencias genéticas en las anacondas

Según las , las anacondas verdes se dividieron en dos especies hace casi 10 millones de años. Lo más sorprendente es que esta división resultó en una divergencia genética del 5,5% entre las dos especies. Para poner esto en perspectiva, la diferencia genética entre los humanos y los simios es solo del 2%. Esta revelación indica una notable falta de investigación sobre las diferencias genéticas entre las especies de anacondas.

Leer  ¡Cuidado! Las arañas pueden comunicarse a través de la música.

Repercusiones para la conservación de las anacondas

Este descubrimiento tiene importantes implicaciones para la de estas serpientes. Las anacondas son sensibles al cambio ambiental, y su puede ser un indicador del estado de un ecosistema. Por tanto, la necesidad de reevaluar y adaptar las estrategias de conservación a cada especie de anaconda es evidente. Las posibles amenazas que enfrentan incluyen el cambio climático, la deforestación y la contaminación.

La importancia de la taxonomía genética

Este descubrimiento subraya la importancia de la taxonomía genética en la planificación de la conservación. Al reconocer que la anaconda verde es en realidad dos especies genéticamente distintas, se pueden establecer estrategias de conservación específicas que tengan en cuenta las diferencias y necesidades particulares de cada especie.

Este descubrimiento es un recordatorio de que, incluso en la era moderna, todavía hay mucho que aprender sobre la diversidad de en nuestro planeta.

4.4/5 - (40 votos)

Deja un comentario

Partages