¡Mamá calamar que no come durante meses para proteger sus huevos!

Imagina un calamar, Gonatus onyx, conocido como calamar de ojos negros, transportando miles de huevos en el océano durante varios meses sin dejarlos ir. Este es un raro en la y totalmente digno de atención.

Gonatus onyx y su singular cuidado parental

El Gonatus onyx no solo es famoso por su hermosa apariencia, sino también por la forma inusual en la que cuida a sus crías. Este es uno de los dos únicos calamares conocidos en el mundo que cuidan sus huevos después de la puesta. Durante este tiempo, la madre sostiene entre 2,000 y 3,000 huevos, todos cuidadosamente envueltos en una membrana con forma de tubo abierta en ambos extremos.

Leer  ¡Atención! Descubierta reproducción sorprendente de murciélagos serotinos

El desarrollo de estos huevos es un proceso que dura entre 6 y 9 meses. Durante este tiempo, la madre no se alimenta, dedicándose en cuerpo y alma a la protección de su próxima generación. A medida que los huevos maduran, la madre va perdiendo fuerzas, lo que puede resultar en amenazas para su .

Lucha por la supervivencia

Aunque los calamares de ojos negros son comunes en las costas del Pacífico, desde Japón hasta , y hasta el Mar de Bering, no están exentos de peligros. Su lentitud al nadar los convierte en presas fáciles para mamíferos marinos que bucean profundamente, como las y las focas elefante.

Para protegerse de estas amenazas, la madre puede mover sus huevos rápidamente a un lugar seguro. Sin embargo, los movimientos agresivos y las maniobras de escape pueden causar la desintegración parcial de las masas de huevos más maduros y la eclosión de los huevos liberados. Este comportamiento es solo un ejemplo de los desafíos a los que se enfrentan estos calamares para reproducirse y proteger a su descendencia.

Leer  ¡Atención! La emotiva foto de un oso polar que conmociona al mundo

Importancia ecológica de los calamares de ojos negros

Este calamar no solo es famoso por su peculiar comportamiento reproductivo. Los adultos, que pueden medir hasta 18 centímetros, prefieren las aguas más profundas y se trasladan a las aguas aún más profundas para incubar sus huevos. Estas migraciones de etapas de vida son un importante contribuyente al movimiento de materia orgánica desde aguas poco profundas a biomas oceánicos más profundos.

Desafortunadamente, muchos calamares suelen reproducirse una sola vez y mueren poco después de poner sus huevos. Este hecho, sumado a las amenazas naturales a las que se enfrentan, resalta la fragilidad de su existencia y la importancia de proteger a estos inusuales habitantes del océano.

4.4/5 - (17 votos)

Deja un comentario

Partages