¡Descubrimiento asombroso! Las plantas pueden ser propias agricultoras

¿Sabías que las pueden ser agricultoras seleccionando las características positivas de su entorno? Un reciente lo demuestra.

Este nuevo hallazgo nos muestra que las plantas tienen la capacidad de gestionar su propio ecosistema y ‘cultivar' sus especies de microbios favoritas. Es el caso de la cebada, que administra las comunidades de microbios que existen alrededor de sus raíces alterando la cantidad de azúcar que libera en su entorno.

La gestión inteligente de los microbios por parte de la planta tiene varios beneficios. En realidad, las bacterias beneficiosas como las Pseudomonas pueden aumentar la disponibilidad de nutrientes, reducir los patógenos y fortalecer el sistema inmunológico de la planta.

La cebada y su manejo del microbioma

El estudio se centró en dos tipos de cebada: el Chevallier, una variedad antigua para la malta, y el Tipple, un cultivar moderno. Ambas variedades de cebada reclutan diferentes tipos de bacterias y beneficiosos del suelo, a pesar de que se cultivan en el mismo entorno.

Leer  ¡Impactante! Sorprendente encuentro íntimo entre ballenas macho documentado

Los cultivares modernos como el Tipple han sido ampliamente seleccionados por características como alto rendimiento y contenido de almidón. En cambio, los cultivos de landrace como el Chevallier se han adaptado a su entorno ecológico y cultural.

La mostró que la cebada Tipple recluta significativamente más bacterias de Pseudomonas que el Chevallier. Este comportamiento está relacionado con los niveles más altos de azúcares simples (monosacáridos) en las secreciones de la raíz del Tipple, favoreciendo a las Pseudomonas que se adaptan a estas fuentes de carbono.

Leer  ¿Por qué este nuevo arrecife de coral desafía todo lo que sabíamos hasta ahora?

Diversidad microbiana en la cebada

En el otro lado, las raíces de la cebada Chevallier albergaban una diversidad microbiana mayor, lo que es un reflejo de las complejas secreciones de su raíz. Esta observación sugiere una relación entre el crecimiento de la planta y la composición del microbioma reclutado, demostrando que este proceso es más complejo de lo que se pensaba inicialmente.

El gran desafío que se plantea a partir de estos hallazgos es determinar hasta qué punto estos fenómenos pueden ser observados en los cultivos en los campos de las granjas. Sin duda, este será el enfoque de futuras en el campo de la ciencia de las plantas.

4.2/5 - (33 votos)

Deja un comentario

Partages